Este es mi Plan, Maestro (I de ∞)

Consideraciones preliminares

El principal problema del Centro Histórico es el desorden que impera por el valemadrismo y omisión de nuestros empleados electos y designados, por el cinismo y el abuso de las mismas autoridades, de comerciantes, cliientes, viandantes y repartidores, que aprovechan la ineptitud e inoperancia de las autoridades viales, municipales y de todo tipo y nos tienen la colonia hecha un desmadre. Por si no se habían dado cuenta, es nuestro hogar de siempre. En serio, nos joden la vida.

No existe un proyecto a largo plazo para hacer del Centro Histórico eso que sueña cada alcalde, cada gobernador, cada secretario y hasta algún presidente ocurrente. Pues cada quién tiene su propia visión y hace lo que cree o quiere pero no hay continuidad en los proyectos y las prioridades cambian cada 3 o 6 años al igual que los funcionarios y personal operativo de las dependencias responsables para darle chamba a los cuates y recomenddos. Los nuevos encargados normalmente se pasan el período aprendiendo la chamba, echando pose, jalando billete y pensando si van a ser diputados, regidores o lo que caiga con tal de seguir prendidos a la ubre -incluso se autodestapan para luego declinar a cambio de otro hueso-.

Campeche ya había despertado

 No acostumbro a contestar a enclosetados que se esconden bajo un membrete que pide que Campeche despierte y cuestionan que uno critique los serios problemas que tenemos los vecinos del Centro Histórico de Campeche. Pedir propuestas porque repudiamos que los hoteleros y sus fuereños huéspedes tengan estacionamiento exclusivo y que los vecinos “le hagan como quieran” porque “son los menos”, suena más a que apoya que los vecinos sean historia ya que "no quiere afectar a 18 más".

Mención aparte merecen las autoridades de vialidad que permiten y solapan toda clase de violaciones al reglamento y solo friegan a motociclistas y vehículos viejos pero se arrugan ante vehículos caros y “gente bien” por temor a la llamada “de arriba” si osan infraccionar a algún influyente. ¿A poco han infraccionado a alguna suburban u otro vehículo de lujo en la franja amarilla a las puertas del Plasta Campeche?

Calaveras 2013

Primera parte

Cada año, para el día de muertos, pixanes, similares y conexos, el ingenio mexicano se quema las neuronas para componer versos llamados "calaveras", mismos que que son publicados y difundidos en medios escritos, visuales y, desde este siglo, virtuales.

La gran mayoría de las calaveras involucran a personajes de la política, los medios, la farándula, etc. y narran, en forma jocosa, sucesos de actualidad o del pasado relativammente inmediato, combinando protagonistas y situaciones. Acá están las que hice en 2009.

Injusticia sutil y desapercibida

El profesor jubilado, Don Francisco Sarmiento, se acaba de estacionar frente a mi casa, es de esos maestros que casi ya no hay. Se nota que los años pasan y también pesan, de caminar pausado pero de mente lúcida (conoció a Don Pablito, mi padre, y mecionó Palizada). Le tomará bastante tiempo llegar a La Casa del Maestro Jubilado donde se organizan actividades para entreternerlos y platicar sobre tiempos pasados, lo cara que está la vida y lo insuficiente de sus pensiones, pero aún tendrá que sortear las altas escarpas de la calle 14, como lo ha hecho antes.Hasta acá con Don Panchito, por el momento.

La cosa es que él y mucha gente se estacionan en el minúsculo "cachito" que dejaron las ineptas "autoridades" de Vialidad que  autorizaron a un hotel vecino, previo "estudio y resolución" (según dice el Art. 164 del Reglamento de Vialidad vigente, sin acotar los casos en los que aplicaría ), espacio exclusivo de estacionamiento, mal llamado "ascenso y descenso" ya que los dueños y sus huéspedes los usan por noras y hasta pernoctan en ellos.


El Cachito

Twitter

RT @GGMaury: No es mala onda, pero se nota que Saidén le lleva como 20 años de ventaja a Jackson V

Pandemonium